El miércoles, una ley federal que entró en vigor que impide a las empresas de alquiler de coches de alquilar vehículos que han sido retirados del mercado por el fabricante hasta que se reparan correctamente.

De acuerdo con ABCNews.com, la nueva ley se produce después de años de trabajo duro de Cally Houck y su familia tras la muerte de sus dos hijas en un accidente de coche de alquiler; un vehículo que debia ser retirada pero nunca areglado, pero nunca arreglo.

Raechel y Jacqueline Houck eran de 24 y 20 años de edad, respectivamente, cuando estaban involucrados en el accidente que los mató en 2004. Las dos mujeres estaban conduciendo un Chrysler PT Cruiser alquilado a la empresa cuando comenzó a gotear “líquido de la dirección” y se incendió . El coche, chocó contra un camión con remolque.